Buscar
  • Cati Rísquez

Usos de la refrigeración en la vida cotidiana: imaginando un día sin frío



¿Cuáles son los usos y las aplicaciones de la refrigeración? Es decir, ¿cómo afecta la refrigeración (o más bien la falta de ella) a el transcurrir de una vida diaria? Lo mejor que podemos hacer para resaltar la importancia de este sector en nuestra vida cotidiana es realizar el seguimiento de las distintas actividades que requieren de a utilización de un sistema de refrigeración.


Pepe y María se levantan todos los días a las 7 de la mañana. Tras apagar el despertador y darse una ducha, se dirigen a la cocina donde abren el frigorífico para sacar el zumo de naranja, la leche, la mermelada y la mantequilla que suelen desayunar. Ellos no se paran a pensarlo, pero pueden consumir un desayuno totalmente saludable porque estos alimentos han llegado a su mesa tras pasar, sin cambios de temperatura, por una cadena de frío que, por poner el ejemplo de la leche, se inició en la granja, siguió en el supermercado y se mantuvo en su vivienda. Si vamos más lejos, en el proceso de producción de estos alimentos han intervenido unas máquinas llamadas torres de refrigeración, que han contribuido a mantener en las salas de tratamiento de estos productos las condiciones de temperatura estables que se necesitan.


Pero sigamos a esta familia en este caluroso día del mes julio. Se dirigen a sus trabajos y, tras arrancar el coche, realizan el gesto mecánico de encender el aire acondicionado del vehículo… no en vano sería duro soportar la hora diaria de atasco a 27 grados y subiendo. Lo mismo ocurre en la oficina. Todavía recuerdan la reunión aquella a 37 grados el día que se estropeó la climatización… También recuerdan el día en que se cayeron todas las comunicaciones, al parecer falló el sistema de refrigeración de un satélite.


Finaliza el día de trabajo y Maria se dirige al supermercado. De nuevo, puede adquirir todo tipo de productos en condiciones de frescura, calidad y seguridad alimentaria idóneas gracias a los armarios refrigerados y las islas con temperatura controlada de que disponen. Pepe, por su parte, lleva al niño a vacunar. Observa que la enfermera saca el medicamento de una nevera que tiene en la consulta. Efectivamente, la medicina tal como la conocemos sería otra cosa sin refrigeración… La familia termina su día en un confortable restaurante: unos refrescos, un ambiente agradable y comida saludable. Nada de ello sería posible sin el frío.


A lo largo de este recorrido por un día cualquiera de una familia cualquiera podemos observar todas las ocasiones en que el frío interviene en su vida para hacerla más cómoda y más segura. La refrigeración garantiza el consumo de alimentos en buenas condiciones gracias al mantenimiento de la cadena del frío, protege nuestra salud porque es imprescindible para la conservación o fabricación de vacunas y otro tipo de medicamentos y es necesaria para el funcionamiento de los equipos de telecomunicaciones, entre otros muchos procesos industriales. Además, en un país cálido como España, la refrigeración hace posible la productividad empresarial al garantizar temperaturas estables de entre 17 y 27 grados centígrados en los centros de trabajo, la movilidad en carretera gracias al aire acondicionado de los vehículos y, sencillamente, al permitir descansar a millones de ciudadanos durante las calurosas noches de verano.


En el día a día de todos los ciudadanos está presente la refrigeración: en los más de 23.000 supermercados que tenemos en España, en el 48% de los hogares existe aire acondicionado, la penetración de los frigoríficos y neveras supera el 100% y el aire acondicionado en los vehículos es también universal. La refrigeración es, así pues, un indicativo del desarrollo económico y social de un país y un objetivo de los países en vías de desarrollo. Por ello, el sector en su conjunto se movilizó el pasado 26 de junio en lo que fue el primer Día Mundial de la Refrigeración.


Se trata de un reconocimiento justo ante la influencia del frío en el mantenimiento de grandes sectores de la economía. Solo en lo que corresponde a España, es un socio fundamental en los sectores que agrupan el 40% del PIB total: el turismo, la hostelería y la industria alimentaria. Además, los enormes progresos que se están haciendo en materia de eficiencia energética hacen del sector del frío un aliado imprescindible para conseguir los objetivos de desarrollo sostenible de millones de empresas.


Los esfuerzos por lograr este reconocimiento social, económico y político van a continuar con el objetivo del ingeniero que sugirió la idea del Día Mundial de la Refrigeración, Steve Gill, “debemos aumentar la concienciación sobre el trabajo verdaderamente increíble que hacemos globalmente”.

53 vistas0 comentarios